¿Quien no conoce la fábula de la Liebre y la Tortuga? Sería raro pues posiblemente sea una de las carreras más conocidas. La carrera en al que contra todo pronóstico la lenta tortuga pudo vencer a la confiada y soberbia liebre.

¿Cómo jugar a la Liebre y la Tortuga?

En la Liebre y la Tortuga de dos a seis jugadores competirán para ser el primero en cruzar la linea de meta. Para hacer correr nuestras liebres usaremos zanahorias como combustible. Hacer un paso nos costará una zanahoria, hacer dos pasos tres zanahorias y así sucesivamente (1,3,6,10,15,21...).

Puesto que el recorrido tiene 64 casillas exactas y empezamos con 65 zanahorias podríamos llegar pasito a pasito hasta el final pero esto no sería muy emocionante. En el tablero hay varios tipos de casillas:

  • Casillas numeradas (1 5 6, 2 , 3 ,4) si cuando empezamos nuestro turno empezamos en esa posición en la carrera obtendremos esa posición por 10. Así que planificar los movimientos nos puede dar una buena fuente de combustible para la carrera.
  • El campo de zanahorias: en el campo podemos parar para cobrar 10 o entregar 10 zanahorias a la banca.
  • Las lechugas: en nuestra reserva llevamos tres lechugas que debemos comernos antes de llegar a la meta obligatoriamente. La primera vez que lleguemos a esta casilla tumbaremos nuestra miniatura. El siguiente turno nos la levantaremos y cobraremos nuestra posición por 10 zanahorias y marcaremos una de nuestras lechugas como comida. Finalmente el siguiente turno deberemos abandonar la casilla.
  • La liebre: esta casilla nos permite jugar con el azar y robaremos una carta de un mazo con valores del +25 al -25 así que podemos o bien cobrar o perder zanahorias.
  • La tortuga: en esta casilla solo podemos entrar retrocediendo casillas hasta la tortuga más cercana y cobraremos tantas zanahorias como pasos dados por 10. Así que a veces para avanzar primero tendremos que retroceder.

Así que intentando quedar en la posición correcta, adivinado las intenciones de nuestros rivales y gestionando tanto el timing en nuestras paradas para comer lechuga como nuestra mano de zanahorias tendremos que conseguir llegar el primero a la meta.

Por si la cosa os parece demasiado fácil además para entrar a meta no debemos tener demasiadas zanahorias. Para entrar primero podemos tener en mano 10 zanahorias, para entrar segundo 20 etc.

La carrera termina cuando se llena el podio siendo como no el primer clasificado el ganador.

Opinión de la Liebre y la Tortuga

La Liebre y la tortuga no es ninguna novedad. Es más, es muy probable que cuando el juego ganó el primer Spiel des Jahre jamás otorgado ni tan siquiera hubieras nacido. Pues fue en 1979 cuando consiguió ganar el primer Spiel des Jahre.

Aún así y a pesar de que los juegos han evolucionado mucho a lo largo de los años el juego sigue consiguiendo lo que pretendía su autor: un juego de carreras en donde el resultado dependiese de las decisiones de los jugadores y no del azar.

Alguno dirá: ¡Eh pero si la casilla de la liebre es puro azar! Y sí, así es, y este fue un añadido de la editorial al juego y aún así es decisión de los jugadores si correr el riesgo o no.

El juego es un buen ejercicio de cálculo en el que nos tendrá entretenidos sumando, restando y haciendo cuentas. Eso sin descuidar el leer las intenciones de los demás, la estrategia que queremos seguir y el adaptarnos a sus movimientos.

El juego es ideal para jugar en familia con niños (aunque no muy peques) e ir trabajando el hacer cambio, sumar y contar.

Veredicto

La Liebre y la tortuga es un buen juego de carreras para salir de los típicos tiro dados y muevo lo que sale. Su duración es bastante ajustada y con interacción. Como juego para fomentar el cálculo, las sumas y empezar a trabajar con monedas de distintas denominaciones va ideal.

Además su temática da pie a explicar la fábula y por esos me gusta mucho para jugar en familia. Aún así no hay que dejarse engañar por su aspecto infantil pues el juego tiene miga como para que incluso en adultos se vuelva abrumador especialmente si no se nos dan bien los números y el leer las intenciones de los demás.

La liebre y la tortuga es una carrera de dos a seis jugadores en donde nuestro objetivos es ser el primero en cruzar la meta. Para movernos deberemos pagar zanahorias y para no quedarnos sin ellas deberemos planear bien nuestra estrategia y adivinar las intenciones de nuestros rivales.

Juegos similares o alternativos a la Liebre y la Tortuga

Flamme Rouge es un juego de carreras de bicicletas con un menos cálculos matemáticos pero que puede cubrir un hueco muy similar en cuanto a duración y estilo. En este caso gestionamos una baraja de cartas para cada uno de nuestros dos corredores en vez de las zanahorias y para jugar a seis es necesaria la expansión del pelotón.

Race Formula 90 si lo que os atrae es un juego de carreras en donde el azar tenga muy poco peso en favor de la estrategia pero queréis una simulación más real y bastante más miga Race Formula 90 es ideal. Simula muy bien todos los aspectos de una carrera de Fórmula 1 y mediante la gestión de una mano de cartas, los puntos de motor y los neumáticos tendremos que intentar ganar la carrera.