Kingdomino es un juego de 2 a 4 jugadores de colocación de losetas. Para ganar deberemos construir parcelas alrededor de nuestro castillo cuanto más amplias y prestigiosas mejor.

¿Cómo jugar a Kingdomino?

En Kingdomino cada jugador recibe su ficha de castillo y la coloca delante suyo. Luego mezclaremos las fichas del juego y mostraremos tantas como jugadores haya en la partida.

En orden aleatorio cada jugador colocará su meeple en una de las fichas visibles para reclamarla y a continuación mostraremos de nuevo tantas fichas como jugadores.

Hay que tener en cuenta que las fichas por la parte de atrás tienen un número y las deberemos colocar en orden ascendente de este modo las fichas más valiosas quedarán en la parte inferior.

Cada jugador en su turno debe recoger la loseta donde colocó su meeple y colocarla en su reino. A continuación podrá colocar su meeple en una de las fichas disponibles en la siguiente columna. Esto se hace en orden ascendente de las fichas, así el que escogió la ficha de la parte superior es el que tiene prioridad a la hora de escoger la ficha para la siguiente ronda.

A la hora de colocar las losetas en nuestro reino debemos tener en cuenta que un tipo de terreno debe colocarse adyacente a nuestro castillo o adyacente a otra loseta coincida con el tipo de terreno.

Finalmente es importante saber que nuestro dominio no puede abarcar más de un espació de 5x5 cuadrados así que depende de como construyamos puede que algunas losetas queden fuera de nuestro dominio y no puntuen.

Una vez se termine las losetas procederemos a puntuar. Por cada parcela del mismo tipo de terreno multiplicaremos el número de cuadrados que la forman por el número de coronas que contenga y estos serán los puntos que nos otorgue.

El jugador con más puntos será el vencedor.

Opinión de Kingdomino

Kingdomino es un juego muy sencillo. Más que de corte familiar casi se podría decir que es de corte infantil. Las decisiones a tomar son bastante limitadas y no da mucho margen a la estrategia más que equilibrar el optar por una loseta jugosa o mantenerse en primera fila para hacernos con esa loseta que nos puede catapultar a la victoria.

Quizás por esa simplicidad  y familiaridad se acabó llevando el Spiel des Jahre del año 2017. Probablemente viendo el potencial de esta mecánica llevo al autor a sacar Queendomino que introduce algunos conceptos más para darle algo más de profundidad.

Veredicto

Kingdomino os encajará si buscáis un juego para jugar con los más peques aunque el factor de la puntuación puede ser un barrera por el tema de la multiplicación así como puede serlo el concepto del area de 5x5. A pesar de ello el juego es entretenido y tiene una duración muy ajustada para su peso.

En mi caso creo que hay opciones muy parecidas que aportan más en la mesa que éste título. Eso sí, son dos opciones posteriores a Kingdomino así que vamos a concederle al menos el honor de haber llegado antes y abrir cierto camino en juegos de este estilo.

Alternativas a Kingdomino

Majesty es un juego también muy familiar pero con unas decisiones mucho mas interesantes a parte de tener mucha más variedad e interacción cumple muy bien en ese nicho de juegos con reglas sencillas para jugar en familia. Podéis explorar esta alternativa en la reseña de Majesty que hicimos en el blog.

Bunny Kingdom utiliza un sistema de puntuación muy similar aunque en este caso la selección de nuestas parcelas se hace mediante un draft de cartas. Si lo que propone Kingdomino os atrae pero buscáis algo con más miga el juego de Garfield os encajará a la perfección. Si queréis indagar más aquí tenéis la reseña de Bunny Kingdom.

Caravana al Oeste en una cartera de cartas nos propone no solo un mecanismo de selección con más intringulis si no unas condiciones de victoria variables con un mecanismo similar de crear regiones del mismo tipo. Eso sí este solo nos vale para dos jugadores. Revisad la reseña de Caravana al Oeste si creéis que os puede encajar.

Kingdomino es un juego de colocación de losetas de 2 a 4 jugadores con unas reglas extremadamente asequibles y que nos encajará con los más pequeños de la casa. A pesar de ello el juego se nos puede quedar corto muy rápidamente por las pocas decisiones que nos plantea.