Ya estamos de vuelta del Spiel 2018 y para poner el broche final vamos a hacer un repaso a lo que ha dado de si la experiencia de este año.

La preparación

Este año aprovechando lo bien que funcionó el sistema de envíos de la feria el año pasado decidí no facturar equipaje y viajar más ligero. Para animar un poco el ambiente hicimos unos vídeos sobre la preparación del viaje. Os dejo a continuación la lista de reproducción.

Primer día

Nuestro alojamiento estaba a unos 30 minutos de la ciudad así que madrugamos para llegar con tiempo el primer día. Los compañeros tenían que comprar las entradas y queríamos asegurarnos la llegada. Como cada año el sistema de venta de la feria está perfectamente dimensionado y no hay problemas y apenas cola para comprar las entradas.

Donde si se acumula algo de gente es para esperar el gran momento de entrar. Momento en el que la gente se dirige a buscar su primera captura. Ese juego que no ha podido reservar y teme que se agote. En mi caso esta captura fue el Magnastorm.

Una vez hechas las primeras compras nos lo tomamos con más calma y empezamos a probar algunos juegos. Nos llamó la atención Fertility. El juego combina los mecanismos más típicos de los Eurogames: colección de sets, gestión de recursos con una colocación de losetas estilo dominó.

El juego es un peso ligero muy majo y acabo en la bolsa de compras. Seguramente fue uno de los más jugados en nuestro apartamento y es que la combinación de duración y decisiones es muy acertada.

No tuvo tanta fortuna CounterFeiters un juego donde unos simpáticos animalicos se dedican a falsificar billetes. A mi el juego no me disgustó pero tampoco me pareció nada del otro mundo mientras que a algunos compañeros se les hizo bola el juego.

Aprovechando que el primer día las mesas suelen estar más libres decidimos segur probando juegos antes de rematar las últimas compras. Nuestro plan consistía en intentar realizar todas las compras seguras el primer día para que los otros pudiéramos ir más descansados.

El siguiente juego que nos sentamos a jugar fue Billabong. Un juego que con una apariencia infantil esconde un juego abstracto de los que te hacen estrujar el cerebro. La premisa del juego es una carrera de canguros en donde debemos usar los otros canguros como pivote para poder realizar nuestro movimiento.

Después de tanto caminar y de la dura carrera de canguros nuestras neuronas ya estaban al borde del colapso así que realizamos las últimas compras y cargamos el coche a más no poder. Cómo íbamos a llegar muy tarde al apartamento decidimos de ir a comer algo por ahí y así sería llegar y dormir.

Al parecer no fuimos los únicos a los que se les ocurrió la idea  y el restaurant escogido estaba un poco desbordado así que la comida se hizo esperar un poco. Menos mal que teníamos un Skull King a mano y nos pasó el tiempo volando.

Llegamos al apartamento con apenas fuerzas para meternos en la cama pero pensando en que nos esperaría un segundo día mucho más tranquilo y en el que no tendríamos que cargar.

Segundo día: jugar sin parar

Llegamos a la feria algo más tarde que el primer día pues el cansancio acumulado nos impidió levantarnos más temprano. El plan del día era jugar muchos juegos para ver si encontrábamos alguna joya oculta que añadir a nuestras bolsas puesto que el grueso de las compras ya estaban hechas.

El primer juego que catamos fue Fine Sand de Friedeman Friese. Se trata de un juego de destrucción de mazos. Cada jugador empieza con un mazo de cartas y mediante distintas acciones debemos ir quitándolas de nuestro mazo para ser el primero en quedarnos sin cartas.

Las cartas que construimos nos permitirán deshacernos de más cartas por turno o más eficientemente. Además algunas de ellas las podemos pasar a nuestros rivales para dificultarles la tarea. El juego funciona bien pero al menos en mis caso no me atrajo lo suficiente como para venir conmigo a casa.

Siguiendo nuestra ruta nos encontramos con U.S Telegraph una reimplementación del juego Attica. En este caso debemos unir dos bordes del mapa con nuestros edificios. Entre los jugadores nos iremos bloqueando y cortando el paso. El juego tiene una gestión de recursos muy interesante.

La única pega fue que uno de los jugadores que se unió a la partida era un hombre con tendencia a analizar todas y cada una de las posibilidades a su alcance y la partida se alargó más de lo que debía.

Ese mismo día teníamos cita en uno de los stands de Devir una de las varias editoriales españolas con presencia en Spiel 18. Fuimos a jugar Silk uno de los juegos presentados con varios representantes de blogs, podcasts y canales de youtube españoles.

Silk es un juego abstracto en el que tenemos que mover un pastor, los gusanos y una especie de lobo por el tablero. Las acciones se determinan con la tirada de dados aunque podemos gastar puntos de victoria para acabar de ajustar nuestra mala suerte. En la partida nos dedicamos más a fastidiarnos los unos a los otros a que a centrarnos en intentar ganar pero nos lo pasamos igual de bien.

Ya por la tarde conseguimos mesa en The River el juego estrella que presentaba Days of Wonder. Teniendo en mente el gran Five Tribes nos sentamos a la mesa a ver que ofrecía The River. Lamentablemente nos encontramos con un juego extremadamente familiar y simplón incluso para el público más familiar.

Esperemos que cambie un poco su tendencia y vuelva a juegos con algo más de miga el próximo Essen. Aunque no lo parezca el tiempo voló y tras ultimar algunas compras decidimos volver al apartamento algo antes del cierre de la feria para poder preparar los paquetes, y descansar un poco.

En el apartamento nos pusimos todos a destroquelar juegos para ahorrar unos kilos de cartón a la hora de enviar nuestros paquetes y nos pusimos a jugar a algunos juegos. A destacar el Wildlands de Martin Wallace que nos dió una noche muy divertida.

Se trata de un juego en el que distintos guerreros se desplazan por el mapa intentando conseguir unas gemas o bien acabar con los rivales guerreros. El juego utiliza un motor de cartas con múltiples usos y con unas reglas muy sencillas consigue recrear unos combates muy chulos. El juego nos gustó a todos y repetimos partida e incluso uno de mi compañeros se haría con una copia del juego el día siguiente.

Tercer día: Último día

A pesar de que a Spiel le queda un día más, el domingo nuestro vuelo salía temprano y no nos daba tiempo a pasar por la feria. A primera hora nos dirigimos a realizar los envíos de todo nuestras compras así que durante el tercer día las compras debían ser mínimas ya que solo lo podíamos llevar en nuestro equipaje de mano.

Ese día nos dividimos y aproveché para hacer algunas entrevistas para el podcast especial de Essen. Me pasé por varios de los stands de editoriales españolas a ver como estaban funcionando las ventas. También pude entrevistar a Vital Lacerda que estaba presentando su futuro juego On Mars.

On Mars trata de distintas empresas preparando el terreno para crear la primera colonia en el planeta rojo. Los jugadores pueden trabajar en dos partes distintas ya sea la tierra para enviar materiales para Marte o en la propia formación de la colonia.

El juego está previsto para el próximo Essen así que nos tocará esperar algo más que para el Escape Plan. Para variar al final me fui sin probar una de las míticas patatas en espiral de la feria pero al menos un Pretzel si que me llevé de recuerdo.

A continuación os dejo el podcast donde resumo las vivencias de este Essen 2018 y también las entrevistas realizadas en la propia feria. Como siempre una gran experiencia que intentaremos repetir el año que viene.

Nos vemos!